Dr. Pablo: Epicondilitis humeral.

Epicondilitis humeral, también conocido como epicondilitis lateral, epicondilalgia,  o codo de tenista, es una inflamación de los tendones o de los músculos que ayudan a doblar la mano hacia atrás (ósea hacía la zona opuesta de la palma de la mano).

La epicondilitis humeral es una afección donde los tendones que unen los músculos del antebrazo con la parte exterior del codo, este padecimiento implica a los músculos y los tendones del antebrazo. Los músculos del antebrazo ayudan a extender la muñeca y los dedos, por otro lado los tendones del antebrazo unen los músculos al hueso. El tendón involucrado en este padecimiento se le llama extensor radial corto del carpo. La epicondilitis lateral ayuda a la degeneración de la unión de los tendones, lo que debilita los movimientos de agarre o sujeción y esto llega a producir dolor en la parte exterior del codo.

Causas

Existen estudios que demuestran que la epicondilitis lateral casi siempre se debe al daño del extensor radial corto del carpo, esto debido a movimientos repetitivos y vigorosos con el músculo del antebrazo, cuándo el músculo está en constante uso se llegan a desarrollar pequeños desgarres con el tiempo estos desgarres provocan irritación y dolor donde el tendón se fija en el hueso.

Esta lesión es muy común en los tenistas, por eso es conocida también como codo de tenista, pero esta afección no es exclusiva de estos deportistas ya que esta afección puede presentarse en cualquier persona que haga usos excesivo del antebrazo como: trabajadores automotrices, cocineros, pintores, carpinteros y carniceros son algunas personas que pueden padecer de epicondilitis humeral.

Otra causa del codo de tenista puede ser un traumatismo derivado de un golpe directo en el codo  lo que puede provocar inflamación en el tendón lo que puede producir una degeneración. Una acción extrema repentina también puede causar lesión en el tendón.

Síntomas

Los síntomas de epicondilitis humeral se van desarrollando gradualmente, por lo general el dolor en el área empieza siendo leve y poco a poco aumenta el dolo al paso de las semanas o meses. Los principales síntomas o signos son:

  • Dolor de codo
  • Dolor al flexionar la muñeca
  • Dolor en el dorso de la mano al sujetar o torcer algo
  • Fuerza de agarre débil

Tratamiento

El tratamiento para esta afección puede ser de 2 tipos, el tratamiento no quirúrgico y el tratamiento quirúrgico. Aproximadamente el 80% de los pacientes sanan con un tratamiento no quirúrgico, este tratamiento consta de:

  • Descanso al brazo
  • Medicinas antiinflamatorias
  • Terapia física
  • Inyecciones de esteroides
  • Uso de brazalete de contrafuerza

El tratamiento quirúrgico es la solución si los síntomas no mejoran después de 6 a 12 meses con los tratamientos no quirúrgicos. Existen 2 tipos de procedimientos para esta enfermedad.

  • Cirugía abierta
  • Cirugía artroscópica

Por lo regular ambas cirugías son procedimientos de un solo día, por lo tanto son cirugías ambulatorias.

Para evitar una mala recuperación o algún riesgo quirúrgico es de suma importancia acudir con un ortopedista de mano, el cual dará un diagnóstico certero y el mejor tratamiento para este mal.

Urgencias

  044 55 86096811

HORARIO DE CONSULTORIO

Lunes a Viernes 10:00 – 18:00
Sábado 10:00 – 14:00

Visítanos

Contacto

Agenda Tu Cita

Dr. Pablo González Lomelín médico especialista en Ortopedia, subespecialista en Cirugía de la mano. Formación médica básica en la Universidad Nacional Autónoma de México.